Ni 160, ni 162…

Antes de nada me gustaría comenzar diciendo que soy un firme defensor del cumplimiento de toda norma. La única manera de que exista orden, coherencia y sentido en una actividad como puede ser el geocaching es que existan unas reglas claras, concisas y con sentido, que abarquen toda la casuística posible y que permitan a la comunidad conocer cómo se debe actuar en cada circunstancia. Si todos los individuos actuaran de la manera que ellos creyeran correcta independientemente de que fuera conforme o no a la norma, se generaría una situación difícilmente sostenible en la que todos nos veríamos perjudicados.

Sin embargo, no cabe duda que ninguna regla debería estar por encima de la lógica y la razón. Y mucho menos en una actividad como el geocaching que está, o debería estar diseñada pensando en favorecer los intereses de la comunidad. En mi opinión, cualquier norma que fuera en contra de esos intereses o que, después de analizarla, se concluyera que carece de sentido y que existe otra mejor, debería ser modificada por Groundspeak sin que nadie tuviera que solicitarlo. Pero no voy a llegar al extremo de solicitar eso en esta reflexión, pues mi planteamiento se va a referir a una norma concreta que, aunque no sea modificada, creo que sí debería ser tratada de una manera mucho más flexible, dando prioridad al sentido común. Estoy hablando de la norma que exige que todos los contenedores físicos de los cachés estén separados entre sí por un mínimo de 161 metros.

161 metros, que no es otra cosa que nuestro equivalente a 0,1 millas americanas… Una medida en escasísimos casos negociable que debe separar los cachés físicos para, según las guidelines oficiales, evitar la saturación de cachés en una zona. Y digo en escasísimos casos negociable porque en una pequeña charla-coloquio con GeoDeep durante el MEGA 2013 La Pineda (Vila-seca) , nos contó que en una sola ocasión había aceptado una distancia menor entre dos cachés, pues tras escuchar los argumentos del owner, consideró que la lógica permitía esa distancia inferior, una opción de este revisor que creo debe ser aplaudida y que ignoro si es una práctica habitual por los demás revisores. Además, tengo entendido que en Centroeuropa, ya absolutamente saturada de cachés, se permiten distancias inferiores a los preceptivos 161 metros en algunas ciudades, aunque he de decir que esto no lo he comprobado.

Dos son las posibilidades que se me ocurren para justificar la norma de los 161 metros y, en ambos casos, no termino de encontrarle el sentido a ninguna de dichas justificaciones:

El primero de los posibles motivos me lo explicaron cuando comencé en el geocaching y pregunté al respecto a la gente que sabía y que sabe mucho más que yo sobre todo esto. Se me dijo que dos cachés debían estar separados por esa distancia mínima para evitar que un buscador pudiera encontrar un caché pensando que es otro distinto debido a la proximidad entre ambos. Hoy en día, en un mundo en el que la tecnología GPS permite un margen de error de como mucho 10 metros, me parece un argumento absurdo. ¿Alguien puede pensar realmente que un GPS te va a llevar a 80, 60 o 50 metros del waypoint en el que un caché está escondido y allí vas a conseguir encontrar uno distinto al que estás buscando? Y aunque esto pudiera ocurrir en un caso excepcional en que se alinearan los astros adecuados ¿es este un motivo suficiente para que no se permita esconder dos cachés que pudieran merecer la pena? En mi opinión desde luego, no lo es.

La segunda justificación es la que interpreto como oficial por parte de Groundspeak, según lo que se puede leer en sus guidelines, y no es otra que la de evitar la saturación de cachés en una zona. Y si el argumento anterior se escapaba de mi comprensión, este no es menos pues ¿a quién puede perjudicar que haya una saturación de cachés?. A Groundspeak desde luego no, pues cada nuevo caché sólo es una nueva posibilidad de enganchar a un usuario a esta afición y que pueda convertirse en Premium gracias a él, por lo que más que restringirlos debería promocionarlos.

Así, el único que podría verse “perjudicado” de alguna manera por una zona sobresaturada de cachés es el geocacher que espera que cada una de sus búsquedas le muestre un lugar especial, pues puede que un mapa de estas condiciones no cumpliera con este objetivo. Sin embargo, no me parece un argumento válido pues, en primer lugar y como todos sabemos, la distancia mínima de 161 metros no impide que existan muchos cachés que no nos muestran nada especial. Al igual que ocurre ahora, si la distancia mínima exigida fuera inferior, dependería únicamente del buen criterio de cada owner que sus cachés merecieran o no la pena ser buscados. Por otro lado, y aunque sea un argumento que utilizo con demasiada frecuencia para mi gusto, cada geocacher puede dedicar su tiempo y recursos en buscar sólo lo que sepa que le va a gustar, disponiendo de una muy práctica lista de cachés ignorados para que aquellos que considera que no le gustan, no le molesten más. Qué a un geocacher no le guste un caché no implica que a otro no le pueda parecer interesante, por lo que no creo que se deba restringir la distancia mínima argumentando una sobresaturación de cachés.

Mi opinión es que existen casos y casos. Por poner una situación extrema, si un caché está escondido en un vértice geodésico en la cima de una montaña y otro caché está a 40, 30, 20 o 2 metros de distancia bajo el mar debido a un acantilado vertical, se trataría de dos cachés perfectamente válidos que no deberían ser incompatibles entre sí por no cumplir la distancia mínima de 161 metros entre ambos. Y no hace falta llegar a un extremo semejante. Considero que si un geocacher tiene argumentos suficientes para justificar la existencia de dos cachés a una determinada distancia, debería exponerlo en una nota al revisor para que este valore esos criterios y determine si el sentido común, y no una distancia basada en una medida americana, permiten la existencia de ambos cachés o no.

¿Y tú que opinas? ¿Debe existir una distancia mínima entre cachés para asegurar un orden dentro del geocaching? ¿Cada caso debería ser valorado individualmente para determinar si una distancia menor es viable?

2 pensamientos en “Ni 160, ni 162…

  1. Las normas están claras.
    Las excepciones, que como comentas las hay, creo que pueden crear conflictos.
    Aún así, prefiero que haya esas excepciones a que un geocacher en una zona saturada, esconda en un sitio, ponga una pista o foto spoiler y las coordenadas estén a 10 metros para respetar esa norma. creo que es una locura y una falta de respeto para el que busca. Para eso mejor no esconder el susodicho caché.

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenas Manu,
    La excepción a la que te refieres que comentó Geodeep en La Pineda creo que tiene la condición de excepción precisamente por la distancia vertical entre ambos caches que si es superior a 161 metros. Como tu planteas quizás si que tendría que considerarse este factor.
    Nosotros escondemos en cuevas, y algunas veces el matiz “distancia horizontal\distancia vertical” también nos ha complicado la colocación de algun cache.
    aprovecho para felicitarte por tu bloc!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s