Crónica del “Geo Trobades 2017 L’Orxa”

9e76b5ca-7bc3-424a-968a-1d870f36fdc5

El pasado 20 de mayo el pequeño municipio alicantino de l’Orxa fue testigo de uno de los eventos de geocaching más familiares, divertidos y trabajados desde el cariño por sus owners de cuantos he asistido en el último año: el “Geo Trobades 2017 L’Orxa“.

10137096065_10a5554fde

Desde Geocacheando El Mundo, siempre he defendido la necesidad de dar a conocer la existencia del geocaching a las administraciones públicas, así como conseguir su máxima implicación en la organización de eventos y la colocación de cachés como estrategia para fomentar el turismo de la comunidad geocacher en distintos municipios. Se trata de un objetivo que únicamente nos puede beneficiar a todos, ya que los ayuntamientos y diputaciones tienen unas posibilidades que nosotros, como particulares, no tenemos a la hora de desarrollar nuestra actividad y que tiene el potencial de mejorarla considerablemente.

Sin embargo, estas administraciones públicas tienden a ser reticentes a la hora de apoyar una actividad relativamente desconocida en la sociedad como es el geocaching, por lo que lo primero que quiero dejar patente en esta crónica es la grandísima labor que el equipo alcoyano Patufets Family ha llevado a cabo, al conseguir la absoluta implicación presente y futura de la Coordinadora Alcoià i Comtat pel valencià, y la integración del geocaching dentro de la figura de “Les Trobades” (“los encuentros”) que se celebrarn anualmente en distintos municipios de la zona. Unidos a los equipos Deu del Tro y Tuflipes, han creado “Geo-Trobades” para convertirse, a partir de este mismo momento, en toda una referencia de como debe organizarse un evento de geocaching y esconder cachés variados y de gran calidad, contribuyendo así a que nuestra maravillosa afición crezca cuantitativa y cualitativamente en la provincia.

El evento comenzó de buena mañana con un suculento almuerzo popular en la Plaza de la Iglesia de l’Orxa. Gracias a la total implicación del Ayuntamiento, se desplegaron numerosas mesas en la plaza con todo tipo de cocas, bocadillos y bebidas para dar la bienvenida a los visitantes mientras la organización repartía las credenciales de recuerdo y ofrecía firmar en un original logbook, que consistía en un frasco de cristal lleno de bonitas piedras negras en las que cada asistente debia estampar su firma gracias a rotuladores especiales.

Cuando los estómagos estuvieron llenos y las botellas de cerveza comenzaban a andar escasas, los teléfonos móviles comenzaron a volverse locos, pues había llegado el momento de la publicación de los cachés que con tanto cariño se habían preparado para el evento y que constituyeron sin duda el gran atractivo de la jornada.

18556198_10209026924212515_3858469073876053026_n

Hubieron cachés de todo tipo. Desde los más familiares y divertidos para los niños, como el letterbox “Dora a l’Ajuntament de l’Orxa“, a un estupendo cartucho de impronunciable título creado por los maestros de los Wherigo Kenoflipes, con un espectacular contenedor final que continúa explorando las infinitas posibilidades de este tipo de cachés: “El secreto de Al-Azraq“. Hubo desde un didáctico multi sobre la historia del municipio llamado “L’Orxa, un poc d’historia“, a un original mistery basado en criptografía como “Viaje al centro de la Tierra” o un nuevo tradicional como fue “ESPORT, ESCOLA i EL XIXARRA!!“, que vino a sumarse al power trail de la “Vía Verde del Xixarra” que ya pasa por este municipio desde el año pasado. Cachés, todos ellos, altamente recomendables y que invitan al geocacher a pasear por las calles de este pequeño y acojedor municipio, así como disfrutar de su gastronomía y costumbres.

18664397_10209026925612550_581673324814906407_n

Una vez hubimos puesto a prueba nuestras capacidades como geocachers y todos los logbooks estuvieron estrenados, llegó el momento de una actividad que se ha convertido, con el paso de los años, en todo un clásico en el geocaching alicantino. Así, los menos vergonzosos nos juntamos en el polideportivo del pueblo para disfrazarnos y realizar un “Baile del Cuadrado” para abrir el apetito antes de comer.

La tarde transcurrió entre tapas y cervezas varias, que antecedieron un delicioso arroz en el “Albergue del Serpis”, donde nos ofreció la posibilidad futura de realizar distintos eventos multiaventura, de la que esperamos que los organizadores tomaran buena nota pues la pinta era inmejorable. Unos buenos postres y volvimos a ponernos en marcha, pues aún teníamos que degustar uno de los platos fuertes de la jornada, como fue adentrarnos en el centro de la Tierra a través de la Cova dels Bassiets, una desconocida pero increible cueva llena de lagos, cascadas y otros atractivos que la hicieron idonea para desarrollar una visita guiada. Durante la misma, nuestro guía nos adelantó muchas de las respuestas necesarias para hacer frente a uno de los mejores earth cachés que he hecho nunca y que hizo las delicias de todos los presentes que se atrevieron a entrar.

18581458_10209026923532498_5676582543339564171_n

Una vez volvimos a la superficie la tarde ya estaba muy avanzada, pero la organización aún nos tenía preparada una fantástica geomerienda, una vez más gracias a la colaboración de las instituciones para recuperar fuerzas y poner el broche de oro a una increible jornada que, sin ninguna duda, ha servido no sólo para extender y mejorar el geocaching de la zona, dándolo a conocer a personas que, de otro modo, nunca hubieran sabido de su existencia, sino para continúar estrechando los lazos de amistad y compañerismo dentro del geocaching alicantino que, sin la más mínima duda, es el auténtico tesoro que este juego nos ofrece a todos cada día y que nunca debemos dejar de buscar por encima de cualquier otraq caja o contenedor.

Para finalizar, sólo me resta felicitar y agradecer a Patufets Family, Deu del Tro y Tuflipes el excelente trabajo realizado para ofrecer a la comunidad geocacher un evento y unos cachés como estos, que hacen más y más grande nuestra afición, así como a la Coordinadora Alcoià i Comtat pel valencià por su implicación y hacerlo posible, así como por prometernos un próximo “Geo-Trobades” en el municipio de Biar, del que ya estamos contando los días que quedan para su publicación.

 

 

Anuncios

Crea tu propio Wherigo nivel PRO (1): Introducción a LUA como lenguaje de programación de Wherigos

Entre mayo y octubre de 2015 “Geocacheando el Mundo” publicó un completo tutorial para programar Wherigos utilizando el programa “Urwigo” llamado “Crea tu propio Wherigo” y al que podeis acceder a través de los siguientes enlaces:

1: EL RETO

2: COMENZANDO NUESTRO CARTUCHO

3: GRÁFICOS Y AUDIO: LOS MEDIA

4: DE ZONA EN ZONA y tiro porque me toca

5: PERSONAJES Y OBJETOS… dialogando con unos y cogiendo a los otros

6: TASK Y VARIABLES… Vamos avanzando

7: INPUTS… ¡Comienza la diversión con la Action If/Else!

8: TIMERS… Carreras contrarreloj!!!

9: FUNCTIONS Y ACTIONS

10: EXPRESSIONS

11: FINALIZANDO NUESTRO CARTUCHO

……………………………

Desde entonces ha pasado ya algún tiempo. Un tiempo  en el que se ha producido un gran crecimiento de los cachés de tipo Wherigo del que, me gustaría pensar, tiene parte de culpa “Crea tu propio Wherigo” junto a otras magníficas iniciativas como “Wherigo for dummies” de MiTesoro o “Urwigo, crea el tuyo” de Majimavi.

Crear un cartucho Wherigo sencillo con Urwigo utilizando cualquiera de estas guías es francamente sencillo y está al alcance de cualquiera con un poco de interés en aprender.  Sin embargo, cualquiera que se haya embarcado en un proyecto así se habrá dado cuenta en seguida de que es difícil reflejar todas sus ideas utilizando Urwigo, ya que el propio programa tiene muchas limitaciones.

Urwigo no es más que un entorno gráfico que hace visual y accesible la programación en código LUA, que es el lenguaje bajo el que funcionan los cartuchos Wherigo. Un lenguaje de programación lleno de posibilidades, de las cuales los menús que utiliza Urwigo sólo explotan una pequeña parte de las mismas, quedando el resto únicamente accesibles para aquellos usuarios que dominen LUA. Y tengo que decir que, al contrario de lo que ocurre con el manejo de Urwigo, comprender y dominar este lenguaje no es algo que se pueda hacer de una manera intuitiva por aquellos de nosotros que no hemos estudiado nunca programación. Necesitamos que alguien que sepa más que nosotros nos lo explique.

Bajo esta premisa, nuestro compañero Kenobi-LJN, uno de los mayores entendidos en programación de Wherigos que podemos encontrar en España, nos propuso crear una serie de videos-tutoriales sobre LUA que sirvieran como un postgrado para aquellas personas que ya hayan dominado todas las posibilidades que ofrece Urwigo. A continuación podremos ver el primero de ellos: una introdución a LUA en Urwigo.

Es muy importante señalar que, para la correcta comprensión de este video tutorial y los que vendrán, es imprescindible saber programar en Urwigo, pues de otra manera os perdereis rápidamente. Por este motivo, si aún no has realizado el curso “Crea tu propio Wherigo” te animo a que lo intentes y compruebes de primera mano lo satisfactorio que es crear un cartucho por ti mismo, reflejando tus propias ideas en él.

Sin más, os dejo con el video-tutorial de Kenobi-LJN, al que agradezco sinceramente que haya elegido esta plataforma para su labor de divulgación.

Tutorial para registrar como encontrados cachés de tipo premium por miembros básicos

Una de las supuestas ventajas de contratar una suscripción premium a Groundspeak, la empresa que gestiona la web geocaching.com es la posibilidad de crear cachés “only premium“. Según las propias guidelines este tipo de cachés son para VIPs, es decir “personas muy importantes” que pagan una pequeña cuota anual o trimestral (29,99 € o 9,99 € respectivamente).

Estoy completamente a favor de la existencia de las suscripciones premium. Groundspeak es una empresa multinacional y, como tal, su principal misión es maximizar su beneficio económico ofreciéndole a sus clientes una serie de ventajas en el caso de que decidan invertir su dinero en las mismas. Así, en consecuencia, entiendo y acepto la existencia de los cachés “only premium” como un incentivo a sus clientes para que realicen dicha inversión.

Lo que no consigo entender por más que pasen los años y mantenga la misma conversación una y otra vez con distintos compañeros, es que un geocacher (uno de nosotros) decida convertir sus cachés en “only premium”, limitando así el acceso a los mismos a todos aquellos miembros de esta gran familia que no paguen a Groundspeak. Conozco el razonamiento que realizan al argumentar que si reducen el número de visitas a sus cachés, se reducirá proporcionalmente la probabilidad de expolio de los mismos. Pero realmente no consigo concebir que alguien que esconde un caché pueda querer limitar sus visitas en lugar de maximizarlas y, más aún, querer privar a los geocachers recien llegados a este mundillo de conocer sus obras y crear así afición entre ellos, lo que repercutiría en el futuro en la aparición de nuevos “escondedores” de cachés, de los que todos nos beneficiaríamos.

Pero no es mi intención en esta entrada exponer mis motivos en contra de la creación de cachés premium, sino dar a conocer un sencillo método por el que cualquier “basic member” puede registrarlos como encontrados en el caso de qu,e por cualquier circunstancia, así lo haya hecho. Un método que el propio diseño de la web permite sin ningún disimulo lo que, unido a que las propias guidelines establecen que el único requisito para registrar un caché como encontrado es haber firmado su logbook, me lleva a pensar que es un método absolutamente legal y, lo que es más importante, justo y moralmente aceptable.

Para la explicación de este método he pasado temporalmente uno de mis propios cachés a “only premium” y he creado una cuenta “basic member”, que es con la que trabajaremos.

Imagen2

Utilizando la mencionada cuenta “basic member” podemos observa que, a un nivel de zoom normal, mi caché “only premium” no es visible. Sin embargo, si nos alejamos lo suficiente presionando el botón “-” situado en la esquina superior izquierda del mapa observamos lo siguiente:

Imagen5

A suficiente distancia, el mapa de geocaching si muestra los cachés de tipo premium como, en este caso, mi mistery “La Joya de la Villa” que, como se puede apreciar, en la primera imagen permanecía invisible. Pues bien, si ahora que ya podemos verlo hacemos click sobre él vemós un cuadro con las siguientes opciones:

Imagen3

Como podemos observar, existe un enlace llamado “Registra tu visita” que nos llevará, si hacemos click sobre él, a la tradicional página en la que podremos registrarlo como encontrado. Y a pesar que, una vez que lo hagamos aparecerá el siguiente mensaje:

Imagen5

Al acceder a nuestro perfil, veremos que ha pasado a entrar en nuestra lista de cachés encontrados:

Imagen7

Las ventajas de las suscripciones premium son muchas. Entre otras la posibilidad de premiar con puntos favorito el trabajo de nuestros compañeros o crear pocket querys de una forma rápida y sencilla, por lo que recomiendo fervientemente que si a alguien le gusta el geocaching contrate diche suscripción premium.

Sin embargo, afortunadamente la existencia de esta suscripción, tan necesaria para que Groundspeak siga creciendo como empresa y todos nos beneficiemos de ello, no tiene porque servir para crear geocachers de primera y de segunda clase con cachés que sólo pueden registrar como encontrados esos VIPs de los que hablan las guidelines.

 

Primer certamen literario Geocacheando El Mundo – El último caché del mundo

Tras los primeros relatos presentados al “Primer Certamen Literario Geocacheando El Mundo” que puedes leer y votar en los siguientes enlaces:

FAVORITO

DNF

ha llegado fuera de plazo un nuevo relato para el certamen que, como caso excepcional, la organización ha considerado oportuno admitir en el concurso. Con todos ustedes: “El último caché del mundo”:

———————————————————————-

-¿Está todo listo?- pregunté aburrido.

-Sí, todo preparado, Capitán – respondió Mark. Tres años y aún me sorprendía su voz, quizá demasiado aguda para sus casi dos metros diez de envergadura.

-Levad anclas, muchachos. A ver si con algo de suerte podemos salir del puerto antes de que anochezca – y, dicho eso, me encerré en mi camarote. Confiaba plenamente en ellos, al fin y al cabo, un equipo así no se logra formar de la noche a la mañana. Además, era mucho mejor si conseguía descansar un poco y tratar de estar fresco para el día siguiente…

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

De golpe, me vi transportado a aquellos primeros años. Imágenes fugaces, bellos recuerdos de cómo nos sorprendíamos cuando veíamos un camuflaje especial por primera vez, o resolvíamos un tipo de mystery con una técnica novedosa o afrontábamos un cartucho con la esperanza de que no se colgara cuando estuviéramos llegando al final…

Pero esos tiempos pasaron. Igual que la gente que compartía ese camino. Pioneros, en su mayor parte, que dejaron de lado este hobby cuando se profesionalizó… cuando, en cuestión de meses, se convirtió en una cuestión de orgullo nacional.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

¡TOC, TOC, TOC, TOC!

-¿Capitán?

Abrí los ojos y miré el reloj, las tres de la madrugada… ¿Qué podía estar pasando?

-¿Capitán? – volvió a insistir la voz, que ahora reconocí como la de Mark.

– Sí, Mark, estoy despierto. Dame un segundo.- Me levanté y abrí la puerta, dejando que Mark entrara. – Siéntate y dime. ¿Va todo bien?

Por algún motivo Mark parecía estar azorado. Creo que en el tiempo que nos conocíamos nunca lo había visto así.

– Capi…

– ¿Sí?

– Vamos camino de las coordenadas acordadas. No tuvimos problemas para salir del puerto y parece que en el pasaje nadie sospecha nada…

– Esa era la idea, ¿no, Mark? Montar este crucero para firmar “los geocachés más alejados de tierra firme del planeta” es una excusa perfecta para que nos acerquemos por allí sin levantar sospechas. Fue tu idea, al fin y al cabo- lo miré fijamente, sin entender muy bien qué quería decir con todo aquello.

– Lo sé Capi… pero hay algo que no termina de ir del todo bien. No puedo sacudirme una sensación extraña de encima. Usted sabe tan bien como yo que lo que intentamos hacer es arriesgado, como poco- mientras hablaba su mirada rehuía la mía, como si quisiera evitar que adivinara sus verdaderos motivos.

– Sí, Mark, pero acordamos que era lo mejor. Un último gesto para recordar el antiguo espíritu de este hobby. Un hobby que nació con vocación de romper barreras y de unirnos, no de iniciar guerras por un estúpido bote de plástico… No es nuestra culpa que a los países se les fuera de las manos todo esto en su ansia por competir entre ellos- y vaya si se les fue, tras el estallido de más de diez conflictos armados por cuestiones territoriales derivadas del intento de cada país de esconder los más cachés posibles a “su nombre”, la ONU tuvo que tomar cartas en el asunto y distribuir la totalidad de la superficie del planeta (océanos incluidos) para evitar que todo fuera a más.

– Ya, Capi… Pero ahora las cosas están más calmadas. La presión de esconder cachés se ha desplazado a la Luna y a Marte… Incluso ya hay gente hablando de lanzar expediciones al cinturón de asteroides. La Tierra está ahora más tranquila, en un equilibrio un poco incierto, vale, pero en un equilibrio al fin y al cabo… – me miró con ojos suplicantes, lo que me inquietó mucho viniendo de un individuo de su tamaño.

– ¿Y cómo crees que puede afectar nuestra iniciativa a ese equilibrio? En el fondo no estamos decantándonos por nadie con una jugada así, ¿no crees?

– Capi, para usted no es igual, usted ha vivido alejado de los conflictos. Encerrado en su laboratorio de investigación… Para usted esto es un mero ejercicio científico. Progreso, si quiere llamarlo así. Por desgracia, hay gente ahí fuera que no lo entendería de esa forma. Ya se escondió el último caché que podía esconderse en la Tierra. Se supone que no hay hueco para más y la ONU se encargó del reparto- su voz pareció ganar algo de confianza, mientras que su cara reflejaba el dolor de la experiencia. Es cierto que su infancia había estado marcada por la época expansionista del Geocaching. A veces se me olvidaban los años que nos separaban.

– Pero Mark, esto ya lo hemos hablado antes. No es culpa nuestra que la ONU no tuviera en cuenta que la Tierra no es una esfera perfecta a la hora de hacer su reparto…y mucho menos que diera la casualidad de que eso dejaba un único hueco en todo el planeta. Lo encontramos nosotros por mera serendipia y es cuestión de tiempo que otros lo encuentren- Esta conversación se había repetido dos veces en los tres años que llevábamos trabajando juntos. La primera vez, cuando trataba de convencerle para que se uniera a mi expedición. La segunda, unos escasos meses atrás, cuando solicitamos los permisos para el “Tour de lujo” que habíamos organizado.

– Tiene razón, Capitán, como siempre… Siento no poder evitar preocuparme- su actitud cambió y pareció resignarse, como las otras veces.- Debería dejarle dormir, mañana será un día importante. Sepa que todo está preparado según sus instrucciones.

– Gracias, Mark- se levantó para marcharse pero le paré antes de que pudiera abandonar el camarote. – Sabes que esto es algo que no habría podido lograr yo solo. El trabajo que hemos hecho todos como equipo ha sido excepcional y, gracias a ti y a tu colaboración, mañana será un día que quedará grabado en la historia. Mañana aparecerá un caché en el mapa que escapará al control de los gobiernos del mundo. Un caché por y para la ciencia, la cordura, el progreso… Toda la humanidad estará representada mañana cuando sumerjamos el último caché de la Tierra- y dicho eso, Mark abandonó el camarote.

Cerré la puerta y volví a acostarme. Repasé mentalmente el camino que nos había traído hasta aquí. Algo en la conversación con Mark me había dejado preocupado, más de lo que querría admitir. Tardé un rato en volver a coger el sueño, pero una vez que llegó no fue tan reparador como antes.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

Ahora no soñaba con imágenes felices sino con angustiosos titulares de periódicos. Cómo la geopolítica se había ido modificando por el Geocaching. Nuevos países habían surgido, mientras que otros habían estallado en mil pedazos. Incertidumbre, miedo, la aparición de fronteras que hacía tiempo que estaban olvidadas. Y detrás de todo eso, como siempre, la avaricia y el ansia de poder de unos pocos, dispuestos a utilizar cualquier medio para alcanzar sus objetivos… Pero mi expedición, nuestra expedición, podía cambiar eso, ¿no? ¿Estábamos condenados a repetir los mismos errores del pasado?

— — — — — — — — — — — — — — — — — —

Me incorporé de golpe, sudoroso, con el corazón palpitando en mi pecho. La luz entraba perezosa por la claraboya de mi camarote. Miré el reloj y vi que no debía quedar mucho para que se hiciera necesaria mi presencia en cubierta.

Con calma, tratando de recobrar mi presencia de ánimo, me di una ducha y me puse mis mejores galas. Que el capitán tuviera baño propio con ducha era una excentricidad en un barco de este tamaño, pero no había podido evitarlo, nunca me había gustado compartir el aseo con desconocidos.

Una vez arreglado volví a comprobar el reloj. Todo perfecto, tendría el tiempo justo para pasar un momento por el restaurante a desayunar algo y luego la ceremonia sorpresa comenzaría. Estaba deseoso de ver la cara de los pasajeros cuando se dieran cuenta de que en el precio de su crucero iba incluido el ser testigos de un momento histórico con el que no contaban.

Me acerqué a la puerta, desbloqueé el pestillo y traté de abrirla. La puerta no se movió ni un ápice. ¿Se habría atascado? Era algo muy extraño. Traté de abrirla de nuevo, esta vez poniendo todo el peso de mi cuerpo en el esfuerzo. Dio igual, la puerta siguió en su sitio, impasible.

Decidí que la mejor opción era golpearla y tratar de hacer ruido para que alguien me oyera. Con la mano cerrada en un puño empecé a golpearla, con fuerza, tratando de montar el mayor escándalo posible. Si bien tener el camarote del capitán en una zona apartada del barco tenía ventajas de cara a evitar las molestias que me pudieran causar los pasajeros, en este caso tenía el inconveniente de que era mucho más improbable que nadie me escuchara.

Seguí haciendo ruido durante al menos una hora más, hasta que, agotado, decidí sentarme en la cama y esperar. Hoy era el gran día, en algún momento alguien de la tripulación se daría cuenta de mi ausencia y mandarían a buscarme. Sólo tenía que ser paciente.

Y me dormí. Tanto ejercicio me había agotado y caí inconsciente durante un rato. Me desperté al cabo de las horas, al oír un ruido fuerte en la puerta. Mientras me incorporaba vi como Mark la abría.

– Mark, amigo, por fin venís a buscarme. ¿No os habéis dado cuenta de que no estaba hasta ahora? ¿Qué ha pasado?- en ese momento me quedé mudo. Mark cerró la puerta a sus espaldas y cuando se giró vi un gesto de determinación en su rostro que conocía demasiado bien…y en la mano llevaba una pistola, con la que me estaba apuntando.

– Mark, ¿qué ocurre? No entiendo nada –traté de apartarme de la pistola, pero el camarote no era lo suficientemente grande como para ofrecerme ningún tipo de protección. Pensé en intentar refugiarme en el baño, pero por desgracia la puerta estaba junto a la salida del camarote, detrás de Mark, por lo que no me servía de nada.

– Capi, siéntese. No tiene sentido que alarguemos esto más de lo necesario. Al menos le debo eso.

– ¿De qué hablas Mark?- le pregunté mientras volvía a sentarme en la cama.

– Traté de advertírselo, hay otros agentes en juego… Hoy ha sido un día para la historia. Grandes científicos de los Estados Geocachunidos lograron encontrar un hueco y se ha escondido el último caché posible en la Tierra, para mayor gloria de los EG.

– Pero… – ¿Estados Geocachunidos? ¿Mark era un espía?

– Lo siento, Capi, de verdad. No es justo para usted y su trabajo, pero la historia debe recordar los hechos de hoy así. Así lo proclamé hace unas horas como capitán de este barco y ahora sólo queda un cabo suelto. Nada ni nadie puede contradecirnos, y le conozco demasiado bien, terminaría hablando…- levantó la pistola, despacio.

– Mark…- se oyó un disparo, y las palabras murieron en mis labios.

Noté un dolor agudo en el pecho y mientras perdía la consciencia sólo pude pensar en que, una vez más, la humanidad se traicionaba a sí misma…

Crónica del evento “Geo de Tronos”

Si eres de los que piensan que el geocaching es simplemente una actividad lúdica que consiste en buscar cajitas utilizando un dispositivo GPS, permíteme decirte que estás muy equivocado. Aún te queda mucho por aprender de este maravilloso juego si todavía no has comprendido que detrás de ese nombre, de imposible pronunciación para muchos muggles, existe algo mágico… Un poder capaz de convertir cualquier pueblo o ciudad en un lugar de leyenda repleto de aventuras y peligros… Un encantamiento que hace que personas que no se conocen fuera del geocaching y que ni se mirarían por la calle si se cruzaran un día, se conviertan en hermanos de armas y que entre ellos nazca una camaradería que no se puede comparar con ninguna otra que yo conozca.

Ese es el poder que se oculta detrás del geocaching. Una magia que ha vuelto a obrar su milagro el pasado fin de semana en el pequeño pueblo catalán de Castelladral que, gracias al evento convocado por los equipos MetalTeam, Saya1975, Campanilla14 y Totdiuquesi, se ha convertido durante dos días en la fictícia ciudad amurallada de Desembarco del Rey, donde más de doscientas personas se han transformado en miembros honoríficos de las casas Stark, Baratheon, Lannister, Martell, Targaryen y Tyrell para vivir la aventura de “Geo de Tronos“.

4e9fc9d3-37e3-426c-85b2-0f0c4120e1f7_l

IMG-20170501-WA0003

El sábado 29 de abril de 2017 a las 9 de la mañana las insignias de las Casas Mayores que protagonizan “Canción de Hielo y Fuego” cubrieron las ventanas del albergue de Castelladral y  las campanas de la iglesia doblaron con fuerza dando la señal para que los famosos acordes de la serie televisiva comenzaran a sonar en cada rincón de la plaza principal y el evento diera así comienzo, transformando el pueblo y a nosotros mismos.

IMG_20170429_100724

Poco a poco, numerosos equipos de geocachers comenzaron a llegar al salón del Trono de Hierro de Desembarco del Rey, donde Su Alteza Tommen, de la casa Baratheon, el primero de su nombre de su nombre, rey de los Ándalos y los Rhoynar y los Primeros Hombres, señor de los Siete Reinos y Protector del Reino, nos dio la bienvenida mientras su séquito repartía las acreditaciones del evento que servían, además, para nombrar a cada uno de los asistentes como miembro de una de las Grandes Casas. Asimismo, se anunció que durante todo el fin de semana a través de distintas actividades y FTFs se repartirían un número indeterminado de pepitas de oro que servirían para determinar que casa sería la vencedora de la justa a la conclusión del evento. Y todo esto bajo una premisa: “Todo vale en Geo de Tronos, Valar Morgulis“.

Una vez estuvimos todos reunidos y las Casas constituidas, se publicó una extensa serie de quince cachés tradicionales, que nos llevó  a conocer en detalle los senderos que rodean Castelladral en un paseo de tres horas de duración en el que descendimos a un bonito valle repleto de vegetación e, incluso, un pequeño riachuelo, y en el que se repartieron las primeras y codiciadas pepitas de oro a aquellos equipos que consiguieron hacer cada uno de los FTFs.

La ruta circular nos llevó una vez más a Castelladral, justo a tiempo para la hora de comer, por lo que organizamos un gran picnic en la plaza del pueblo mientras los distintos asistentes hacían planes para ocupar su tiempo hasta las cuatro de la tarde, momento en que los organizadores proclamaron el comienzo de una competición que permitirían a aquellas Casas que completaran las distintas pruebas y retos obtener más pepitas de oro.

La primera de las pruebas vino de la mano de la publicación de “El Muro“, un multi-caché de terreno 5 que invitaba a los más atrevidos a escalar el famoso muro custodiado por la Guardia de la Noche para obtener las coordenadas finales.

Mientras que unos ponían a prueba sus dotes físicas con la escalada, otros se estrujaban las neuronas para conseguir salir de una espectacular “scape-room” que la organización había preparado y en la que muchos de los asistentes demostraron que son unos grandísimos expertos resolviendo misterys, consiguiendo fugarse de la habitación en tiempos mínimos pese a la complejidad de sus puzzles.

Simultaneamente, en la plaza central del pueblo se llevaba a cabo un torneo con distintas pruebas que ponían a prueba la puntería de los participantes con arco, pelotas y aros, además de un divertido “juego de las parejas” con los emblemas de las Casas de Juego de Tronos, que sirvieron para repartir infinidad de pepitas de oro.

18118866_10208857513057342_7022337153799294982_n

Mientras todo esto ocurría, los acontecimientos se precipitaban en las sombras. La casa Tyrrell decidió secuestrar al Rey Tommen y exigir un elevado rescate en pepitas de oro a la Mano del Rey, que no tuvo más remedio que ceder al chantaje pues, según las reglas: todo vale en Geo de Tronos. Como represalia, la guardia de los Capas Doradas salió de sus aposentos y comenzó a poner bajo arresto a todo aquel asistente que se pasara de listo, haciendo así reinar la justicia en la competición.

La tarde transcurrió “apaciblemente” entre risas, juegos y cachés en un ambiente inmejorable en el que todo el mundo participó en las actividades y se metió de lleno en el papel que se les había otorgado, creándose una auténtica lucha por conseguir más y más pepitas de oro que las casas rivales tuilizando las más diversas estrategias.

Y así, llegó el momento más esperado del “Geo de Tronos”: la hora de prepararse para la cena de la “Boda Roja”, en la que todos los asistentes debían acudir disfrazados de personajes de “Canción de Hielo y Fuego”.  Y allí se reunieron reyes y guerreros… kahleesis y kahls… hombres libres y caminantes blancos en un desfile de imaginación y creatividad como solo puede verse en un evento de geocaching.

d5508892-dc8b-4075-93c3-55fe6e835258

Tras el banquete de la “Boda Roja”todos los asistentes pasaron al Salón del Trono de Hierro, donde se procedió a la entrega de los premios a los mejores disfraces, así como de una serie de regalos y presentes para todos los asistentes, en una nueva muestra del cariño y el gusto por los detalles que en todo momento tuvieron los equipos organizadores del evento.

El cansancio acumulado tras una intensa jornada comenzaba a hacer mella entre los asistentes. Sin embargo, justo en el momento en que muchos empezaban a pensar en retirarse a sus aposentos, salió publicado el caché nocturno de “LOS CAMINANTES BLANCOS“, que nos volvió a llevar a los senderos de Castelladral para, armados con nuestras linternas y frontales, huir de esos monstruos que pretendían llevarse nuestras almas más allá del muro y, ya de paso, localizar un divertido caché que nos tuvo entretenidos hasta la madrugada y que nos hizo caer rendidos al llegar al albergue… a todos aquellos que no nos quedamos a seguir la fiesta en la discoteca que se improvisó en el salón del Trono de Hierro.

El amanecer trajo consigo un suculento desayuno que preparó a todos los asistentes para el anunciado “CITO de la Vergüenza” en el que no solo se recogieron desperdicios, sino que también se procedió a la búsqueda de los huesos de aquellos que habían caído en la cruenta lucha de la jornada anterior y, ya de paso conseguir más y más pepitas de oro. Parecía que el lugar estaba muy limpio y sin apenas basura, pero como suele ocurrir en estos casos, las apariencias engañan y se consiguieron llenar varias bolsas.

Imagen2

El divertido Wherigo “LA MANO DEL REY” nos tuvo a todos entretenidos conociendo a los auténticos personajes de Juego de Tronos hasta que un rumor comenzó a correr entre los asistentes. El Rey Tommen se había vuelto loco y amenzaba con lanzarse desde lo alto del campanario… Todos los asistentes al evento nos reunimos allí y asistimos incrédulos al suicidio del monarca, circunstancia que dejó un vacío de poder que La Mano se vio obligado a solucionar de manera inmediata, procediendo a realizar un recuento de las pepitas de oro conseguidas por cada una de las Casas a lo largo de todo el fin de semana. Y así, tras diversas alianzas y juegos de poder, la casa Targaryen resultó vencedora del “Geo de Tronos” y, entre todos sus miembros, se acordó por absoluta unanimidad nombrar a Su Alteza la Abuela, de la casa DuduJenny, primera de su nombre, como reina de los Ándalos y los Rhoynar y los Primeros Hombres, señora de los Siete Reinos y Protectora del Reino.

IMG-20170502-WA0006

Y con la cuestión de la sucesión resuelta, únicamente quedaba celebrarlo compartiendo mesa en la recordada “Fideuá de la Victoria” donde una vez más, los asistentes degustaron un gran banquete lleno de deliciosos manjares que sirvió de punto y final a esta maravillosa experiencia que fue “Geo de Tronos”. A partir de este momento llegaron las despedidas y la promesa de que el año que viene los organizadores volverían con las pilas cargadas, esta vez con la temática de Star Wars en un nuevo evento del que estamos deseando conocer nuevos detalles. Si sólo invierten en él una pequeña parte del esfuerzo y el cariño que han demostrado en esta ocasión, no me cabe ninguna duda que la magia del geocaching volverá a transformar al mundo y a nosotros mismos para, por unas horas, vivir en un mundo de fantasía, aventuras y amistad como sólo este juego puede hacer.

¡¡¡Allí nos veremos!!!